• Italiano
  • Alemán
  • Francés
  • Inglés
  • Español
  • Ruso

El Corpus LBC español: bases, desarrollo y aplicaciones

Elena Carpi (Università di Pisa), Ana Pano Alamán (Università di Bologna)

Introducción

En este artículo se presentan las características principales y las posibles aplicaciones del Corpus LBC español, un corpus especializado monolingüe [1], que pretende ofrecer una adecuada representación del discurso de especialidad sobre el arte y el patrimonio cultural florentino e italiano en una amplia y variada muestra de textos para poder llevar a cabo búsquedas automatizadas y análisis en profundidad, cuantitativos y cualitativos, en particular, sobre el léxico artístico. El corpus ha sido diseñado y realizado en el marco del proyecto interuniversitario Lessico multilingue dei Beni Culturali, [2] cuyo objetivo principal es la creación de diccionarios monolingües y bilingües relacionados entre sí mediante enlaces hipertextuales, basados en la extracción de datos contenidos en los corpus de distintas lenguas que se describen en el presente volumen. Estas herramientas lexicográficas pretenden contribuir a mejorar la actividad de los redactores y traductores que trabajan con textos de temática artística y a seleccionar los términos más adecuados en distintos contextos de uso y en tipologías discursivas como, por ejemplo, las guías turísticas, las páginas web de museos o los catálogos de exposiciones. Asimismo, el proyecto busca realizar estudios comparativos que permitan precisar el alcance semántico y encontrar las equivalencias posibles de los términos relativos al arte y el patrimonio cultural toscano e italiano en distintas lenguas (alemán, chino, español, francés, inglés, portugués, ruso). Por un lado, se trabaja sobre el léxico relativo a los bienes culturales de la ciudad de Florencia, a los nombres propios referidos a su historia y a su patrimonio artístico y arquitectónico; por otro, el proyecto se ocupa de los términos relacionados con la pintura, la arquitectura, la escultura y otras artes que caracterizan el patrimonio artístico y cultural en un sentido más aplicado y centrado en las técnicas, los materiales y las herramientas utilizadas en la creación, conservación y divulgación de ese patrimonio. Para poder alcanzar los objetivos mencionados se ha seleccionado una serie de textos representativos del patrimonio artístico de Florencia por su integridad, relevancia en el tema y capacidad de lectura de términos y expresiones antiguos en clave moderna. Las palabras y las colocaciones extraídas de estos textos han sido incluidas en un lemario sobre el que se está trabajando actualmente: se incorporarán en la estructura del diccionario LBC, prestando especial atención a la relación que existe entre esas palabras y las connotaciones que hayan ido adquiriendo a lo largo del tiempo.

1. Corpus LBC español

Antes de constituir un corpus de textos representativo del léxico del arte y del patrimonio florentino e italiano en español fue necesario considerar algunas cuestiones relacionadas con la finalidad del corpus, su tamaño, representatividad, autenticidad y equilibrio. En primer lugar, se consideró la distinción establecida en la lingüística de corpus entre los enfoques corpus-based y corpus-driven (Tognini-Tonelli, 2001), un aspecto conectado con los objetivos que guiarían el diseño del corpus así como la extracción de datos de cara a la elaboración del lemario. El primer tipo de corpus actúa como método de indagación y corroboración de ideas preexistentes, mientras que en el segundo (corpus-driven o guiado por corpus), que es el que se ha adoptado en este caso, el conjunto de textos recopilados forma parte de la investigación y puede dar origen a un conocimiento nuevo. Por otra parte, puesto que este es un corpus especializado, se asumió que el tamaño sería menor respecto al de un corpus general o de referencia, sin renunciar en todo caso a obtener un número de palabras sobre el léxico artístico que superara el millón; en concreto, el corpus consta actualmente de 1.020.872 palabras (1.162.849 tokens) y un total de 207 documentos (Fig. 1).

Datos cuantitativos del Corpus LBC español
Figura 1 – Datos cuantitativos del Corpus LBC español.

Este corpus es representativo del léxico del arte[3] y del patrimonio artístico florentino en español gracias al equilibrio alcanzado entre el número de textos relativos al patrimonio artístico, histórico, político y cultural de la ciudad de Florencia, y el número de textos que aluden a los objetos, los materiales y las técnicas relacionados principalmente con la pintura, la arquitectura y la escultura. El criterio de representatividad se cumple también gracias a la selección y recopilación de unidades textuales que cubren distintos periodos históricos así como diversos autores, temáticas, registros y culturas. Por último, cabe señalar que el corpus es semiabierto, puesto que prevé la inclusión de nuevos textos (Rojo, 2015: 373).

1.1. Selección de los textos

El léxico del arte surge en la Edad Media en el ámbito de las ars, actividades artesanales que disponían de su propia terminología técnica (cfr. Biffi, 2010). Más tarde, a partir del siglo XVIII, se acuña un nuevo concepto, el de “bellas artes”, para referirse a la pintura, arquitectura y escultura, aludiendo a la técnica, pero indicando al mismo tiempo un tipo de actividad con valor estético (Carchia y D’Angelo, 2007: 17). La génesis y evolución del lenguaje para fines artísticos explica por qué las palabras relativas al arte y a la crítica de arte están lejos de constituir un conjunto de términos y expresiones unívocos (De Mauro, 1965: 37). Por otra parte, el léxico del arte está a caballo entre los lenguajes especializados y el lenguaje común, además de presentar un alto grado de variación en función del tipo de texto en el que se encuentra.[4] De hecho, como se señala en Carpi (2015: 112):

El lenguaje para fines artísticos (LFA) integra varios subconjuntos de lenguajes de especialidad –los de la música, las artes visuales, la arquitectura, el cine, el teatro, la fotografía, etc.– cada uno dotado de un discurso propio y caracterizado por rasgos léxicos, estilísticos y retóricos.

Por estos motivos, en este lenguaje de especialidad se manifiesta con frecuencia “[...] el carácter polisémico de las unidades léxicas” (Cabré, 2006: 29), lo que no excluye que en un contexto determinado, estas puedan constituir unidades de discurso especializado.

A partir de esta constatación y teniendo en cuenta la naturaleza heterogénea del léxico artístico y la variedad de tipologías discursivas en las que este se manifiesta, el equipo de lengua española del Proyecto LBC, coordinado con los equipos de otras lenguas, estableció dos grandes bloques temáticos previamente a la selección de los textos que constituirían el Corpus LBC español. En un primer momento, se recopilaron textos relacionados con la ciudad de Florencia, considerada la ciudad del arte por excelencia, y se buscaron obras originales en español o traducidas del italiano, francés e inglés, publicadas entre los siglos XVI y XX. Estos textos fueron seleccionados por su relevancia cultural e intercultural; se trata de obras de carácter literario-biográfico y de viajes, que permiten comprender los diferentes puntos de vista relacionados con el arte italiano y ampliar de esta manera la elección terminológica (Billero y Nicolás, 2017). Este primer conjunto de textos incluye escritos sobre Florencia y la región Toscana, principalmente, aunque en ulteriores fases del trabajo, la recopilación se extendió a Italia en su conjunto. El objetivo de alcanzar la mayor diversificación posible de este tipo de textos justifica la decisión de incluir obras de autores muy distintos que cubren diversos periodos históricos como los célebres escritores españoles Pedro Antonio de Alarcón (De Madrid a Nápoles, 1861), Leandro Fernández de Moratín (Viaje a Italia, 1867) o Vicente Blasco Ibáñez (En el país del arte, 1896) y los menos conocidos Gregorio Iribas y Sánchez (Viaje por Italia y Suiza, 1897) y José de Lasa (De Madrid al Vesubio. Viaje por Italia, 1873), quienes ofrecen una mirada concreta al arte italiano y utilizan una terminología propia. En este primer grupo se incluyeron también obras traducidas de escritores como François-René de Chateaubriand (Viage a Italia, 1831, trad. Mariano de Rementeria) y John Ruskin (Las mañanas de Florencia, 1901, trad. Carmen de Burgos), entre otros, por su importancia en la descripción rica y detallada del patrimonio artístico florentino e italiano y la elaboración de un léxico que mezcla de forma equilibrada la divulgación con la especialización.

En un segundo momento, se recogieron una serie de textos de carácter técnico sobre la arquitectura y el arte (pintura y escultura, principalmente). En este caso, se privilegiaron los tratados, manuales y escritos de la crítica que representan una fuente esencial de terminología especializada; como en el caso anterior, se incluyeron tanto obras originales en español, como el Tratado de arquitectura de Alonso de Vandelvira (1977 [1591]), que contiene términos arquitectónicos y los que caracterizan el arte de cortar piedras de construcción, o los Diálogos de la pintura de Vicente Carducho (1633), como las obras traducidas de Leon Battista Alberti (Los diez libros de arquitectura, 1797 [1485]), Andrea Palladio (Los quatro libros de arquitectura, 1797 [1570], trad. J. Francisco Ortiz y Sanz) y Leonardo da Vinci (El Tratado de la Pintura, 1784 [1651], trad. D. Antonio Rejón de Silva). El corpus también incluye clásicos traducidos sobre el periodo renacentista en Florencia, como Las Obras históricas de Nicolás de Maquiavelo(1892, trad. Luis Navarro), y otros ensayos en español dedicados a artistas italianos, como Las vidas de los pintores y estatuarios eminentes españoles (1744) de Palomino de Castro y El artista en Italia de José Galofre (1851), que proporcionan numerosos antropónimos y topónimos culturalmente relevantes a la historia del arte italiano.

Mención aparte merece la obra Le vite de’ più eccellenti pittori, scultori, e architettori de Giorgio Vasari, cuyas ediciones, Torrentina (1550) e Giuntina (1568), han sido consideradas como la fuente más importante del arte renacentista italiano y la principal de su historia artística. El texto de Vasari es una fuente esencial del corpus puesto que:

le due anime delle lingue delle arti, umanistica e tecnica, convivono in Vasari, che di fronte all’opera narra la percezione visiva dell’osservatore, ma si appoggia anche alla sua competenza pratica, come emerge a livello sia lessicale sia sintattico (Biffi, 2010).

Vasari introduce en su tratado términos que unen el léxico técnico y algunos conceptos que anticipan el lenguaje de la crítica que se mencionaba más arriba, como son, respectivamente, disegno, y más precisamente, las “técnicas de diseño”, y maniera, que a menudo se traduce como “estilo” de un artista o de una época (Pano Alamán, 2017). En concreto, el Corpus LBC español recoge la traducción española de 1960, llevada a cabo por Julio E. Payrató en base a la edición de 1568; la versión de 2011, de María Teresa Méndez Baiges y Juan María Montijano García, y la de 2012, de Helena Aguilà, estas últimas basadas en la primera edición de las Vidas de 1550. Se trata de antologías o selecciones de algunas ‘vidas’ que cuentan con mayor difusión en el mercado editorialson. Por ahora, estos textos constituyen también la base del corpus paralelo que estamos elaborando y anotando en el ámbito del proyecto LBC.

1.2. Fases de recogida y almacenamiento de los textos

La gestión del contenido del corpus se guió por los criterios de racionalidad y eficacia (Billero y Carpi, 2018): los textos recopilados a través de una búsqueda en catálogos y bancos de datos en línea se almacenaron en la plataforma NextCloud. La carpeta contenía una hoja de cálculo Excel que permitió generar los nombres de los archivos de texto presentes en el corpus facilitando el trabajo en la fase de consulta de concordancias; el nombre está compuesto por una serie unívoca de descriptores y metadatos relacionados con los textos como: lengua, autor, título del texto, año de publicación, etc. (v. Billero y Nicolás Martínez, 2017). Estos metadatos permiten también realizar búsquedas en el corpus de forma intuitiva. Los textos se almacenaron como archivos de Word por el uso extendido de este formato, por la interoperabilidad que presenta en el seno del proyecto LBC y por la necesidad de mantener elementos básicos del formato, como negrita, cursiva, notas a pie de página, etc. Por otra parte, el formato .docx es un estándar XML, lo que permitió crear un software especial capaz de reprocesar automáticamente todos los archivos y generar nuevos archivos con el mismo formato, nombre y metadatos. Los textos se cargaron automáticamente en SketchEngine, para poder realizar búsquedas por medio de este programa.

2. Usos del Corpus LBC español

Esta sección presenta brevemente ejemplos de consulta del corpus con el fin de mostrar su interés para redactores, guías, traductores, académicos y profesores de español para fines específicos (EFE), principalmente. Las consultas realizadas con el programa Sketch Engine pueden ser de gran utilidad, en particular, la consulta realizada mediante la función context permite buscar una determinada palabra y sus coincidencias con palabras que pertenecen a varias categorías gramaticales, y pone a disposición léxicos combinados validados por el uso.

Cabré señala que la terminología constituye “una actividad de recopilación e ilustración de las fórmulas detectadas en el discurso especializado” (2004: 98). De ahí que la consulta de corpus especializados permita identificar dichas fórmulas y obtener listados de unidades de conocimiento con distintos grados de lexicalización. En el ámbito de la redacción de textos para el turismo, como una guía sobre el patrimonio artístico-cultural de Florencia, cabe considerar las colocaciones frecuentes en las que un sustantivo se asocia a un topónimo o antropónimo, pero también aquellos términos escritos en vulgar toscano o en italiano actual –variedades diacrónica y diatópica– relativos a personajes y lugares de la Florencia de mitad del siglo XVI. Ante la posibilidad de adaptar o traducir algunas referencias geográficas o dejar gran parte de los nombres en italiano sin saber si dichas referencias se conocen en la cultura de llegada, los profesionales del sector turístico pueden encontrar en el corpus LBC una herramienta válida para corroborar qué forma es la más habitual y profundizar en el conocimiento enciclopédico del término. Por ejemplo, el antropónimo “Médicis” presenta 508 ocurrencias en el corpus frente a las 7 de la forma italiana “Medici” y las 14 de la forma híbrida “Medicis”. Aunque estas dos formas están validadas por el uso en los textos, la mayor frecuencia de la primera, adaptada al español, indica que se trata de la más adecuada. Por otra parte, el uso de la función Word Sketch de Sketch Engine permite ampliar la investigación inicial: además de las apariciones del apellido asociadas generalmente al nombre de los miembros de la familia, es posible recuperar colocaciones relacionadas con obras de arte, como “Venus de Médicis”:

Concordancias de Venus de Médicis
Figura 2 – Concordancias de “Venus de Médicis”
Venus de Médicis en cotexto, en Alarcón, P. A. de (1861), De Madrid a Nápoles. N. de referencia del archivo en el corpus: Alarc_MadNap_Tosc95_1861r_1861p.
Figura 3 – “Venus de Médicis” en cotexto, en Alarcón, P. A. de (1861), De Madrid a Nápoles. N. de referencia del archivo en el corpus: Alarc_MadNap_Tosc95_1861r_1861p.

De forma similar, la búsqueda sobre el topónimo “Florencia” permite extraer nombres de edificios religiosos (Santa Croce, Santo Espirito, Santa María del Fiore), lugares (plaza San Giovanni) y artistas a veces poco conocidos (Rocco Zoppo o Taddeo Gaddi), que pueden dar pistas sobre la fórmula lingüística más pertinente y enriquecer el contenido de un texto de viaje sobre el patrimonio de la ciudad (v. Pano Alamán, 2019).

En este sentido, la consulta del corpus puede ser útil también en la didáctica de español con fines específicos (EFE), en los ámbitos de las bellas artes o el turismo, por la información de carácter cultural que contiene y por las posibilidades de indagar sobre los posibles significados de palabras más o menos técnicas. Por ejemplo, la exploración del cotexto en el que aparece el término piagnone, con dos ocurrencias en el corpus, permite entender, gracias a la explicación que proporciona Vasari, que se trata de los miembros de una secta que seguía a Girolamo de Savonarola (Fig. 3):

Fragmento de las Vidas de Vasari (vida de Botticelli), donde aparece piagnone
Figura 4 – Fragmento de las Vidas de Vasari (vida de Botticelli), donde aparece piagnone.

En cambio, la búsqueda de frecuencias y de concordancias de la palabra “diseño” puede contribuir a ampliar el léxico del aprendiente de español para fines artísticos, puesto que su análisis en contexto permite captar no solo el significado más extendido del término, como “1. m. Traza o delineación de un edificio o de una figura; 2. m. Proyecto, plan que configura algo”, sino también el más restringido, esto es, “3. m. Concepción original de un objeto u obra destinados a la producción en serie” (DLE, 23ª ed., 2014, cursiva nuestra), que se asocia generalmente con el término “dibujo”. La consulta comparada de estos dos términos ilustra los significados de ambos, sobre los que se puede reflexionar en el aula desde un punto de vista lingüístico, por ejemplo en relación con colocaciones más o menos recurrentes (“ejecutados con gracia y diseño”, “diseño de la cúpula”, “diseños de arquitectura”, “dibujo anatómico”, “dibujo del natural”, “dibujo a pluma”). Y, mediante la exploración de las concordancias en los textos del corpus sobre pintura y arquitectura, también puede contribuir a una reflexión de carácter cultural.

Los ejemplos de consulta mencionados pueden ser también útiles en el campo de la traducción especializada. Trasladar el contenido de un texto especializado de una lengua-cultura a otra “implica [...] el conocimiento de las formas terminológicas específicas en la lengua de partida” (Cabré, 1993: 107); además, no es posible hablar de traducción especializada sin tener en cuenta parámetros como el género, el registro y el metadiscurso del texto de partida (Suau-Jiménez, 2010). En nuestro caso, como se comentaba, se puede acudir a los textos para identificar las opciones de traducción más adecuadas en base a su frecuencia de uso, colocaciones y pertinencia en determinados contextos lingüísticos y en función del texto de llegada y del destinatario. Véase el caso de términos propios de la técnica pictórica como “pintura al temple” (Carpi, 2015). Asimismo, la comparación de las traducciones de las Vidas contenidas en el corpus permite identificar las soluciones adoptadas por los traductores, en particular en lo que concierne a los realia y nombres propios de lugares y personas, y evaluar, por ejemplo, si cabe traducir, adaptar o mantener las formas tal cual. Volviendo al caso de piagnone, término relacionado con la situación política y religiosa de la Florencia renacentista[5], las traducciones mantienen la forma italiana de la palabra, conservando la forma original y la referencia cultural e histórica que es posible comprender por el contexto. Este tipo de búsquedas hará que el traductor tenga acceso a todas las opciones posibles en la fase de documentación y en la fase de traducción, resolviendo algunas de las deficiencias de los diccionarios bilingües tradicionales. La perspectiva diacrónica y el criterio intercultural que subyacen al corpus orienta al traductor en la toma de decisiones terminológicas correctas. Gracias a los diversos tipos de texto (géneros, temáticas, carácter divulgativo y especializado, originales, traducciones) que componen el corpus y debido al amplio marco temporal que cubren, se espera que este recurso constituya una puerta de acceso a términos e información cultural que de otra manera no serían fáciles de encontrar.

3. Desarrollo futuro

De todo lo expuesto anteriormente, resulta evidente el carácter original del corpus que presentamos y su acusada importancia práctica y teórica para la investigación sobre lenguajes de especialidad y traducción. Por otra parte, el Corpus LBC español se plantea como un proyecto a largo plazo, cuya utilidad va a residir en el hecho de ser abierto y dinámico. Debido a este rasgo característico, consideramos su publicación el primer segmento de un trabajo más amplio, cuya prosecución va a comprender la ampliación del corpus al fin de maximizar la coherencia con las otras lenguas del proyecto, así como la presencia de algunos géneros poco representados. El corpus se ampliará con las traducciones españolas existentes de obras francesas, alemanas e inglesas presentes en los otros corpus, y con diccionarios y manuales de historia del arte, tipología que cuenta con una menor presencia en esta fase. Este incremento nos va a permitir establecer una serie de corpus paralelos, cuya importancia para los estudios traductológicos es de sobra conocida, y que representa uno de los objetivos de los próximos años.

Bibliografía

Biffi, M. 2010, Arte e critica d’arte, lingua del, Enciclopedia dell’italiano. URL: https://bit.ly/31XQyBw [08/19].

Billero, R. y Nicolás Martínez, M. C. 2017, Nuove risorse per la ricerca del lessico del patrimonio culturale: corpora multilingue LBC, «CHIMERA. Romance Corpora and Linguistic Studies», 4 (2): 203-216.

Billero, R. y Carpi, E. 2018, Corpora e terminologia artistica: il caso del corpus spagnolo LBC, «CHIMERA. Romance Corpora and Linguistic Studies», 5: 85-91.

Cabré, M. T. 2006, Lenguajes de especialidad y enseñanza de lenguas, en La enseñanza de los lenguajes de especialidad. La simulación global, Cabré M. T. y Gómez de Enterría, J. (eds.) Gredos, Madrid: 9-73.

Calvi, M. V. y Mapelli, G. (eds.) 2011, La lengua del turismo. Géneros discursivos y terminología, Peter Lang, Bern.

Carchia, G. y D’Angelo, P. 2007, Dizionario di estetica, Laterza, Roma.

Carpi, E. 2015, El español de la pintura y los recursos lexicográficos y terminológicos: cómo traducir al español tempera y guazzo, «Cuadernos Aispi», (6), Liverani E. y Pascual J.A. (eds.): 111-126.

–– 2017, “El lenguaje para fines artísticos: las traducciones de tondo al español”, en Curado A. (ed.), LSP in Multi-disciplinary contexts of Teaching and Research. Papers from the 16th International AELFE Conference, (3): 79-84. (8/19).

De Mauro, T. 1965, Il linguaggio della critica d’arte, Vallecchi, Firenze.

Montijano García, J.M. 2010, El disegno en los siglos XVI y XVII, «I+Diseño: revista internacional de investigación, innovación y desarrollo en diseño», 2(2): 39-46.

Pano Alamán, A. 2017, El léxico del arte y su traducción: un estudio a partir de las ‘vidas’ de Vasari, en González Pastor D. M. (ed.), La traducción de los textos de especialidad: una perspectiva multidisciplinar, IULMA, Publicacions Universitat de València, Valencia: 195-221.

–– 2019, El léxico del patrimonio cultural florentino en blogs y reportajes de viaje en línea, «CLAC. Círculo de Lingüística Aplicada a la Comunicación», (78): 49-62.

Pérez Hernández, M. C. 2002, Explotación de los córpora textuales informatizados para la creación de bases de datos terminológicas basadas en el conocimiento, «EliEs», (18). (8/19).

Rojo, G. 2015, Hispanic corpus linguistics, en The Routledge Handbook of Hispanic applied linguistics, Lacorte M. (coord.), Routledge, London: 371-387.

Suau-Jiménez, F. 2010, La traducción especializada, Arco Libros, Madrid.

Tognini-Tonelli, E. 2001, Corpus linguistics at work, John Benjamins, Amsterdam.

Notas

[1] Los corpus especializados son representativos de “una variedad lingüística específica o de algún tipo de sublenguaje o lengua especializada. [...] se crean para el estudio de la lengua usada para fines específicos y de la terminología usada en sublenguajes” (Pérez Hernández, 2002). Sus características son similares a las de los de referencia (cantidad, calidad, simplicidad y documentación), aunque su representatividad suele limitarse a la del dominio de estudio específico para el que se crea.

[3] Este corpus constituye un recurso inédito en el panorama español, en el que son numerosos los corpus de referencia para el estudio de la lengua tanto en sincronía como en diacronía, como el CORPES XXI (Corpus del español del Siglo XXI), el CORDE (Corpus Diacrónico del Español) o el CREA (Corpus de Referencia del Español Actual, que integra otros corpus orales), de la Real Academia de la Lengua; cabe mencionar también, para el estudio de las variedades del español, el corpus PRESEEA (Proyecto para el Estudio Sociolingüístico del Español de España y de América). En lo que respecta a los corpus de especialidad, se señala el Corpus IULA (Institut de Lingüística Aplicada) de la Universitat Pompeu Fabra, que contiene textos escritos en distintas lenguas, pertenecientes a la economía, el derecho, el medio ambiente, la medicina, la informática y las ciencias del lenguaje, el Archivo Gramatical de la Lengua Española (AGLE) o el Léxico de la Alimentación y el Arte culinario tradicionales.

[4] A pesar de la riqueza de esta lengua de especialidad y de tipologías textuales en las que se manifiesta, los análisis sistemáticos sobre el lenguaje para fines artísticos en español escasean (Carpi, 2017). Sin embargo, cabe citar algunos estudios relativos a la comunicación de la crítica de arte (García Rodríguez, 1999) o a los términos relacionados con el dibujo y la pintura (Montijano García, 2010; Carpi, 2015). Dentro de este grupo de investigaciones, es posible incluir estudios sobre el discurso del turismo en español (Calvi y Mapelli, 2011), en los que el léxico del arte suele estar muy presente.

[5] “3. Come termine storico, nome dato a Firenze, negli ultimi anni del sec. 15, ai seguaci di frate G. Savonarola, per il loro continuo sollecitare riforme politiche con l’argomento della collera divina, e per il loro voler imporre un tono di penitenza e di contrizione alla vita quotidiana”. Disponible en: <http://www.treccani.it/vocabolario/piagnone/>.